¿Cómo podemos impactar la cultura?

¿Cómo podemos impactar la cultura?

Una de las cargas de los cristianos es el deseo de hacer un impacto poderoso y duradero en la cultura. Whitney Hopler, en un artículo publicado en Crosswalk dice que no basta consumir, criticar, copiar o condenar la cultura, ya que la única forma de cambiarla es creando algo nuevo para ella – algo que inspire a la gente lo suficiente como para empezar a remodelar su mundo.

Partiendo de esta premisa, Hopler comparte la siguiente guía con el fin de ayudar a utilizar la creatividad para cambiar la cultura en que vivimos:

Involúcrese con la cultura.

Olvídese de tratar de retirarse de la cultura que nos rodea, que el esfuerzo es en última instancia, inútil porque no se puede dejar de ser influenciados en algún nivel por la cultura. En su lugar, opte por participar en ella. En lugar de preocuparse por la cultura que influye de manera negativa, haga todo lo posible para influir en la cultura de una manera positiva.

No separe la fe del resto de su vida.

Integre su fe totalmente en su estilo de vida, siguiendo la guía de Dios en cada parte de su vida. Recuerde que su fe no es sólo lo que hace en cada momento o lugar, sino que define lo que es usted y lo  convierte en una persona completa. A medida que interactúa con la cultura, la fe debe influir de forma natural en todas sus decisiones.

Abrace su vocación.

Dios le ha dado el deseo que tiene de tomar lo que existe en el mundo y hacer algo más. Tome su vocación de ser creativo con pasión y seriedad. Preste atención a sus intereses y desarrolle y utilice sus talentos al máximo. Pídale a Dios que le ayude a descubrir que  contribuciones quiere Él que usted haga en el mundo. Luego haga lo mejor que pueda para hacerlo.

¿Cómo podemos impactar la cultura?
(Photo by: Unplash)

Cultive la cultura.

Cuide las cosas buenas que su cultura le ha dado. Preserve y fomente lo mejor de lo que la gente ha contribuido a la cultura antes que usted.

Atrévase a tomar riesgos.

Tenga la disposición de pensar y hacer cosas que nunca antes se han pensado o hecho —las cosas que hacen del mundo un lugar mejor—. Pídale a Dios que le ayude a superar sus miedos para que no se bloquee el uso de su creatividad al máximo.

Aproveche la fuerza del Evangelio para transformar la cultura.

La fuerza del Evangelio no puede ser contenida en una cultura en particular, sino que alcanza a todas las culturas y los cambios, cambiando el interior de la vida de las personas. No se limita a abandonar el viejo hombre y reemplazarlo con lo nuevo. Por el contrario, se transforma desde dentro hacia fuera. Con el poder de Dios en el trabajo de hacer hasta lo imposible gloriosamente posible, todas las culturas pueden cambiar para mejor. Así que haga un hábito diario de invitar a Dios a trabajar a través de su vida para cambiar la cultura, en lugar de tratar de cambiarse a sí mismo. Confíe en el poder ilimitado de Dios en vez de poner toda su confianza en sus propios esfuerzos limitados.

Sea específico.

En lugar de perseguir una idea general vaga e ingenua de cambiar el mundo, piense y ore sobre las formas específicas en que Dios quiere utilizarlo para hacer su obra redentora en determinados momentos y en determinados lugares. Recuerde que todo lo que usted necesita para poder cambiar el mundo es el derecho de cambiar la cultura que le rodea. Ser humilde sobre la magnitud de su trabajo creativo, pero estar seguro de que ni siquiera trabajar en la escala más pequeña es muy significativo si Dios no le ha llamado a hacerlo. Confiar en Dios para lograr algo grande a través de sus esfuerzos creativos.

Descubra dónde es que Dios ya está trabajando, y únase a él allí.

Busque la forma en la que Dios está dando lugar a algo nuevo y mejor a través de su cultura – en su empresa, escuela, iglesia, tiendas, barrios, parques y lugares a donde vaya. Pregúntese  dónde lo imposible se hace posible, y dese cuenta de que Dios está trabajando allí. Considere cómo puede unirse a la obra de Dios. Piense en las formas específicas en las que se puede capacitar a las personas, contribuyendo a satisfacer sus necesidades espirituales y físicas.

Use su poder también.

El increíble poder creativo que tiene a su disposición es un don de Dios que puede utilizar para el bien mayor o para el abuso de formas que conducen a la destrucción. Resista la tentación de involucrar su poder de maneras equivocadas humillándose para servir a los demás regularmente, escuchando las preocupaciones de otras personas, invirtiendo sus recursos en la vida de las personas que no son tan poderosas como usted, y trazando su objetivo de lograr los propósitos de Dios en lugar de sus metas personales. Evalúese periódicamente con honestidad para ver si verdaderamente está contando en el poder de Dios en lugar de contar con el suyo.

Trabajar con otras personas.

Sus contribuciones a la cultura tendrán un impacto mayor si se trabaja junto con un grupo de personas en vez de hacerlo sólo por sí mismo. Busque a gente que conozca y confíe, con quien comparta la pasión y cuya convicción y compromiso, y sus dones, talentos y necesidades, complementen los suyos. Trabaje como una comunidad para alcanzar metas comunes.

Discierna el impacto de su trabajo.

Examine periódicamente cuánto su trabajo creativo está impactando la cultura, y de qué manera lo está haciendo. ¿Dónde está experimentando la gracia de Dios en el trabajo de multiplicar sus esfuerzos? ¿Cómo puede centrar sus esfuerzos en las áreas más fructíferas para producir un cambio más positivo?

¿Cómo podemos impactar la cultura?
(Photo by: Unplash)

Permanezca estrechamente conectado con Dios a través de las disciplinas espirituales.

Asegúrese de que está practicando disciplinas espirituales como la oración y la lectura de la Biblia, la meditación y el estudio sobre una base regular para mantener la estrecha relación con Dios en el cual tiene que confiar en su poder todos los días. Obtenga una nueva dosis de poder espiritual todos los días para ayudarle a participar y cambiar la cultura que le rodea.

Mantenga la esperanza cuando fracase y celebre sus éxitos.

Cuando el trabajo creativo falle, pídale a Dios que le ayude a aprender todo lo que Él quiere que usted aprenda de la experiencia. Confíe en que, si usted sigue donde él conduce, en última instancia, él traerá, de alguna manera,  buenos resultados de su trabajo. Cuando su trabajo creativo tenga éxito en cambiar la cultura, agradezca a Dios y celebre los cambios positivos que le han ayudado a llevarlo a cabo. Deje que los recuerdos de sus éxitos hasta el momento le inspiren a seguir dando su mejor esfuerzo a su trabajo.

Visited 5 times, 1 visit(s) today

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *