El arzobispo de New York, Timothy Dolan, escribió una carta al presidente de La Cámara de Representes John Boehner, en la que afirma que la Reforma Inmigratoria es cuestión de gran urgencia moral y que pide su aprobación este año. Continúa diciendo: “Mantener a esos seres humanos como trabajadores permanentes de segunda categoría que no puedan ejercer sus derechos o gozar de los frutos de su trabajo; constituye una mancha de la Nación”. La inmigración es “un reto” que ha confundido a nuestro país durante años y, que ha tenido poca acción de parte de nuestros funcionarios electos a nivel federal. A la Cámara de Representantes le quedan unos cuantos días de año para que se tome acción.