Cosas pequeñas

No creo que algo sea pequeño u ordinario cuando lo ponemos frente al lente de Dios, de repente nos damos cuenta que cada momento cuenta, que cada persona (¡aún los malos, acusadores, infames, detractores!) cuenta, y que cada pedazo de nuestro ser cuenta delante del Dios que llamó todas las cosas y fueron.