El balance da resultado

El balance da resultado

La clave en la educación de un adolescente estriba en mantener un balance. Levantar un muchacho sano requiere de una instrucción equilibrada. En ocasiones hay que ser firmes y consistentes con las normas que se establecen en el hogar, pero dentro de ese estilo estricto y rígido, también hay a que dar espacio a la flexibilidad, pues esto es justo y saludable. Ir a los extremos siempre es peligroso, y hace vulnerable una relación. Es tan nociva la rigidez como la blandura. La educación balanceada es la clave.