Prósperos, pero mendigos

Prósperos, pero mendigos

Muchos de los «grandes» de este mundo: tienen acceso a formas de placer que están muy lejos del alcance de la mayoría de los hombres, pero no se encuentran más satisfechos que aquellos. Si se tomara en cuenta las posesiones de cada uno, los otros serían pobres, pero ellos proporcionalmente serían indigentes, aún con los bolsillos llenos.

Prosperidad

Evangelistas necesitan dejar de prometer que Dios tiene un «Plan maravilloso»

Muchas personas deciden seguir a Cristo solo para tener una vida maravillosa. Hemos convertido la salvación en un camino fácil en lugar de una estrecha carretera. Hemos convertido a Jesús en un mayordomo en lugar de un Rey. Queremos la luz de la cruz, un camino fácil y que la carga sea levantada.