Aprendamos a cultivar la paciencia

Aprendamos a cultivar la paciencia

¡Qué mucho logramos cuando ejercitamos la paciencia! Los grandes cambios de la vida están adornadas de un espíritu paciente. Los mayores logros se consiguen tras un dedicado esfuerzo y un periodo de espera hasta ver el resultado. Al momento de hacer ajustes debemos practicar la paciencia y reconocer que cada día tendremos la oportunidad de ganar terreno en la batalla. No todo, se logra instantáneamente, sino que en muchos casos tendremos que saber esperar. La paciencia no es un mero aguante, sino la capacidad de esperar confiadamente hasta ver que Dios haya respondido a la oración en forma especial.