Leprosos anónimos

Leprosos anónimos

Todas las bocas se abrieron para pedir, sólo una boca se abrió para agradecer. Los leprosos eran diez. Los diez creyeron que Cristo tenía poder para sanar sus cuerpos. Los diez salieron a su encuentro. Los diez abrieron su boca para apelar a la misericordia del maestro. ¡Y los diez fueron sanados en el camino! Sin embargo, solamente uno regresó. Solamente uno abrió su boca para glorificar a Dios. Solamente uno se postró rostro en tierra humildemente a los pies de Cristo. Solamente uno dio las gracias. Todas las bocas se abrieron para pedir, sólo una boca se abrió para agradecer.