¿Qué hacemos con los gays?

¿Qué hacemos con los gays?

La definición del amor que Dios espera de nosotros es muy diferente al que los cristianos muchas veces mostramos. El mundo está hambriento de ese amor puro que Él nos enseñó. Si nosotros somos “sus embajadores” aquí en la Tierra, no tenemos derecho a simplemente ignorar y seguir andando. Tampoco tenemos el derecho de sentirnos superiores a otros por el hecho de que nuestro pecado no sea tan evidente y se mantenga «escondido tras nuestro ‘manto religioso'».

Leprosos anónimos

Leprosos anónimos

Todas las bocas se abrieron para pedir, sólo una boca se abrió para agradecer. Los leprosos eran diez. Los diez creyeron que Cristo tenía poder para sanar sus cuerpos. Los diez salieron a su encuentro. Los diez abrieron su boca para apelar a la misericordia del maestro. ¡Y los diez fueron sanados en el camino! Sin embargo, solamente uno regresó. Solamente uno abrió su boca para glorificar a Dios. Solamente uno se postró rostro en tierra humildemente a los pies de Cristo. Solamente uno dio las gracias. Todas las bocas se abrieron para pedir, sólo una boca se abrió para agradecer.