La fe: un arma poderosa

La fe: un arma poderosa

Lo que marca la diferencia en las crisis de la vida es la fe que tengamos en el Dios que controla el Universo. El ha prometido suplir todo lo que nos falte, conforme a sus riquezas en gloria. Él sabe lo que necesitamos y nunca se quedará con los brazos cruzados. Claro está, a nosotros nos toca creer a sus promesas.

Entre la fe y la incredulidad

Entre la fe y la incredulidad

Los seres humanos, en nuestra aventura de fe vivimos momentos en los que nuestros pensamientos se oponen entre si, dando paso a lo que llamamos duda. La duda nos mantiene como un animal con dos cerebros, porque no es incredulidad pero tampoco es fe. Así pasamos largos y extensos períodos de la vida confundidos y desorientados en un estado de incertidumbre e inseguridad.