¡Esto es la guerra!

¡Esto es la guerra!

Si bien sabemos que los corazones de nuestro esposo y nuestros hijos le pertenecen a Dios, muchas cosas pueden distraerlos de buscarle a él y encontrar en él refugio. Eso desea el enemigo. Distraer, minimizar, solapar. Amigas, ¡esto es la guerra!