Prósperos, pero mendigos

Prósperos, pero mendigos

Muchos de los «grandes» de este mundo: tienen acceso a formas de placer que están muy lejos del alcance de la mayoría de los hombres, pero no se encuentran más satisfechos que aquellos. Si se tomara en cuenta las posesiones de cada uno, los otros serían pobres, pero ellos proporcionalmente serían indigentes, aún con los bolsillos llenos.