Cuidado con la prisa

Cuidado con la prisa

En la carrera de la vida hay que avanzar pero no con prisa, sino con firmeza y consistencia. Entonces, pedir a Dios su guía y fortalezca en el camino para asegurar la victoria. Debemos aprender el principio bíblico que nos ensena lo siguiente…no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia. Romanos 9.16) Es decir, nosotros avanzamos a paso firme…pero es el Señor el que nos mira con ojos de compasión, amor y misericordia, nos toma de su mano y nos impulsa hacia adelante para que conquistemos el porvenir.