Levántate como y renueva tus fuerzas!

¡Levántate y renueva tus fuerzas!

Cuando las águilas envejecen, su pico es largo y puntiagudo, se curva, apuntando contra el pecho, sus alas están envejecidas y pesadas, y sus plumas gruesas. Volar se hace ya tan difícil que entonces el águila tiene dos alternativas: morir o enfrentar un doloroso proceso de renovación que durará 150 días, 5 meses.

¿Acaso a veces no nos sentimos como las águilas sin fuerzas para continuar ?

Levántate como y renueva tus fuerzas!

Ese proceso consiste en volar hacia lo alto de una montaña y quedarse ahí en un nido cercano a un paredón donde no tenga la necesidad de volar, después de encontrar ese lugar, el águila empieza a golpear su pico en la pared hasta conseguir arrancarlo, luego debe esperar el crecimiento de uno nuevo, con el que desprenderá una a una sus uñas, hasta que estas vuelvan a nacer. Entonces comenzará a desplumar cada una de sus viejas plumas y, después de ese tiempo, sale para su vuelo de renovación a vivir aproximadamente 30 años más.

En nuestra vida muchas veces tenemos que resguardarnos por algún tiempo y comenzar un proceso de renovación para continuar un vuelo de victoria.

Debemos desprendernos de costumbres, tradiciones y recuerdos que nos causaron dolor. Romper paradigmas.

Solamente libres del peso del pasado, con el perdón a flor de labios, podremos aprovechar el resultado valioso que siempre trae una renovación.

Dejemos de alardear respecto a que no necesitamos renovarnos, cambiemos primero nuestra manera de pensar y entonces comprenderemos que la voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta para nuestra vida.

Ensayemos a buscar el vuelo alto de las águilas para remontar otros cielos y no el vuelo rastrero de los loros que no hacen sino repetir todo lo que el mundo quiere que repitan.

Es un problema de visión… Debemos vernos como Dios nos ve…

Voy a extenderme hacia lo que Dios tiene para mí.

Estoy listo para caminar en su propósito para caminar en el destino que Dios ha preparado para mi vida.

Allá voy…

…El que sana todas tus dolencias; El que rescata del hoyo tu vida; El que te corona de favores y misericordias; El que sacia de bien tu boca, de modo que te rejuvenezcas como el águila. Salmo 103:4

Pon tus actos en las manos del Señor y tus planes se realizarán. Proverbios 16: 3

Visited 10 times, 1 visit(s) today

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *