Experiencias africanas en la traducción bíblica

Experiencias africanas en la traducción bíblica

ÁFRICA ORIENTAL (LaBibliaWeb.com /SBU)  Terminar un proyecto de traducción puede durar muchos años, pero es en realidad apenas el comienzo de un proceso aún más largo para que la Palabra de Dios le hable directamente al pueblo en su propia lengua y, como resultado, transforme las vidas de individuos y de comunidades enteras.

Experiencias africanas en la traducción bíblica
(Photo by: Adobe Spark)

Si este proceso verdaderamente ha de tener éxito, es importante estudiar desde el mismo comienzo del proyecto la manera en que se usará la Biblia completa, de acuerdo con la doctora Margaret Muthwii, consultora de traducciones de las Sociedades Bíblicas Unidas en Kenia.

Ritmos
«Cuando uno se prepara para traducir las Escrituras en África, es importante estar consciente de que mucha gente todavía escucha la Biblia como lectura, en vez de leerla por sí misma. La gente escucha atentamente, memoriza las Escrituras y luego la transmite a otros en forma verbal. Por eso las palabras y frases que se escojan deben adaptarse al contexto auditivo. Uno tiene que pensar constantemente: ¿Cuáles son los ritmos de mi gente? Algunas lenguas tienen un ritmo bastante rápido. Esto puede notarse en sus danzas. Otros, en contraste, son más lentos y delicados.

Experiencias africanas en la traducción bíblica
(Photo by: Adobe Spark)

«Para cada proyecto de traducción contamos con alrededor de veinte voluntarios que actúan como revisores. Hay maestros, pastores y jóvenes, todos muy comprometidos y entusiastas. A veces revisamos las frases cuatro o cinco veces, si no suenan correctamente. En cada caso, luchamos para retener la acústica del texto, con el fin de que pueda ser actuado para los oyentes».

Melodía
«Este método contrasta muchísimo con las técnicas de las décadas de los años cincuenta y sesenta, cuando el énfasis principal era el de mantenerse muy de cerca a la estructura gramatical del griego o del hebreo. Algunas traducciones que datan de ese entonces son excelentes técnicamente hablando, pero cuando se leen en voz alta vemos que no se prestan a los ritmos del lenguaje hablado. La melodía de las frases debe apelar al oído y parecerse a la manera como la gente habla naturalmente, no a la manera como las cosas se dijeron en griego o en hebreo.

Experiencias africanas en la traducción bíblica
(Photo by: Adobe Spark)

Dialecto
«Las traducciones antiguas llevaron la Palabra de Dios, pero ahora necesitamos reflejar la forma en que hoy se hablan los idiomas. Con uno de los proyectos de revisión en los que estamos trabajando, por ejemplo, hemos tenido que estudiar solícitamente cómo nos referimos a la palabra harina. Es una palabra muy común en la Biblia, pero en algunos de los dialectos de esta lengua es una palabra ofensiva y la gente no estaría dispuesta a oírla en la iglesia. Retos como estos exigen mucho qué pensar y sensibilidad de parte del equipo de traducción.

Sonidos naturales
«Casi toda lengua tiene un sinnúmero de dialectos, y tenemos que ver cómo asegurarnos de que el texto ayude a todos los dialectos. Al igual que considerar el vocabulario, tenemos que ver también la gramática y los sonidos. Uno no quisiera poner sonidos que no existen naturalmente en un dialecto en particular, a pesar de que la comprensión mutua es por lo general alta.

Experiencias africanas en la traducción bíblica
(Photo by: Adobe Spark)

«Y a veces uno tiene que comenzar desde el principio a desarrollar una ortografía. Algunas comunidades solo tienen un sistema básico de escritura, a menudo desarrollado por los misioneros, que está lejos de ser estándar. Algunas personas escriben de una manera y otros de manera diferente. Por eso mi función es la de sentarme con el equipo de traducción y revisar los sonidos de ese idioma, y ayudarlo a ver cómo esos sonidos podrían representarse escritos. Luego, como comunidad, ya están en posición de escribir su Biblia y escribir materiales de alfabetización. La traducción bíblica con frecuencia se vincula con los comienzos de la alfabetización. Facultamos a las comunidades para emprender trabajos de alfabetización y poder leer bien sus idiomas.

«Con la estandardización de sistemas de escrituras, la capacidad de recordar y contar historias disminuirá inevitablemente. Sin embargo, los niveles de alfabetización todavía son bajos en algunos países, y mucha gente sigue escuchando la Biblia. Por eso el programa La fe viene por el oír es importante también. Este programa se usa ampliamente, porque realmente se conecta con la gente y satisface sus necesidades. Los materiales en vídeo también se adaptan a algunos contextos cristianos. La traducción es parte de un trabajo más amplio con el que satisfacemos las necesidades de los cristianos, no solo con la palabra escrita, sino con otros materiales que también contribuyen a mejorar la entrega de la Palabra de Dios a la gente».

Visited 5 times, 1 visit(s) today

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *