El Evangelio hace lo que la religión no puede

El Evangelio hace lo que la religión no puede

El Pastor J.D. Greear habla en este libro de sus propias vivencias como pastor. A continuación  incluimos este artículo adaptado del contenido del mismo.

«Durante muchos años, el cristianismo era aburrido para mí. Eso es una confesión que no suele decirse de un pastor de una iglesia evangélica en crecimiento, pero desde hace muchos años esto fue una realidad para mí». Pastor J.D. Greear, Summit Church en Raleigh-Durham, NC

La lista es interminable

El Evangelio hace lo que la religión no puede
(Photo by: Unplash)

Parece que la lista de lo que los «buenos cristianos» deberían estar haciendo es interminable. Evangelismo. Misiones. Adopción. Generosidad radical. Oraciones. Fe audaz. Cada vez que volteaba mi vista a otra persona me estaba diciendo algo que debería estar haciendo y yo, no lo hacía. Así que me puse a trabajar con cualquier nuevo programa que te hace un «buen cristiano».

«Mi servicio a Dios era ferviente, pero mi pasión por él estaba fría.»

Pero las cosas no estaban bien en mi corazón. Mi matrimonio se mantuvo revelando lo egoísta y mezquino que era. Ver a otros en el ministerio con más éxito que yo me hizo celoso al punto de que me encantaba la idea de que cayeran en el pecado y la consiguiente descalificación del ministerio. Todavía me sentía cautivo a los deseos de mi carne. Mi servicio a Dios era ferviente, pero mi pasión por Él estaban frías. Ciertamente sin el deseo de saber más de él.

Al igual que la miel

Aunque nunca lo admitiría, estaba empezando a resentirme de Dios. En lugar de un padre misericordioso, Él era el amo implacable, siempre de pie junto a mí gritando: «¡No lo suficiente! ¡Quiero más! «Recientemente he descubierto algo, ¿o debería decir,»redescubierto algo», que ha cambiado todo. El evangelio.

No quiero decir que realmente no lo sabía antes. Lo sabía. Tengo un doctorado en teología sistemática de un seminario conservador de buena reputación. Podría haber explicado con gran detalle cómo Jesús pagó por nuestros pecados, y pude predicar durante horas sobre el mérito de Cristo. Pero si mi cabeza sabía la verdad de esas cosas, mi corazón no las sentía».

El evangelio es capaz de hacer producir en nuestro corazón lo que la religión nunca podría: «el deseo de Dios».

El puritano Jonathan Edwards comparó su nuevo despertar del Evangelio a un hombre que había conocido, en su cabeza, que la miel es dulce, pero que por primera vez había experimentado esa dulzura en su boca. En los últimos años, eso es lo que me ha sucedido con el Evangelio.

Empezar de nuevo

«Redescubrir» el Evangelio me ha dado la alegría en Dios que nunca he experimentado en todos mis años de religión ferviente. Ahora siento, casi a diario, el amor a Dios, reemplazando el amor por mí mismo. El celo que una vez consumió mi corazón está siendo reemplazado por el deseo de ver prosperar a otros. Siento deseos egoístas de abrir paso a la ternura y la generosidad. Mi ansiedad por los deseos de la carne, están siendo reemplazados por un anhelo de justicia, y mis sueños autocentrados están siendo reemplazados por las ambiciones que glorifican a Dios. El poder está surgiendo en mí me está cambiando y me empuja hacia el mundo para aprovechar mi vida por el Reino de Dios.

El crecimiento en Cristo es el proceso de profundizar en el Evangelio, no en ir más allá del Evangelio. Como decía Martín Lutero «Para progresar hay siempre que empezar de nuevo». El evangelio es capaz de hacer producir en nuestro corazón lo que la religión nunca puede hacer: el deseo de Dios.

Aquellos que anhelan la justicia deben actuar con justicia, los que aman a Dios deben guardar sus mandamientos. Este es el poder revolucionario del Evangelio: Hacemos lo que debemos para Dios, conforme somos atraídos por las buenas nuevas de lo que él ha hecho por nosotros.

J.D. Greear, pastor de Summit Church in Raleigh-Durham, NC.

Visited 16 times, 1 visit(s) today

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *