Cuando «la brocha de Dios» mancha tu cuadro es porque te está librando del abismo

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *