En la alegría y en la tristeza

En la alegría y en la tristeza

En la alegría y la tristeza Carta reflexiva
Querido amigo,
Cuando lloro, pienso que soy la única en el mundo que sufre tanto dolor.
Cuando río, creo que nadie alcanza a ensanchar su alma a la par de la mía.
Entonces me acuerdo de ese versículo en la Biblia que dice: «Nadie más que tú conoce realmente tus tristezas y tus alegrías» (Lenguaje Sencillo).
Así que, amigo mío, si bien no puedo profundizar en tu dolor ni alcanzar las alturas de tu dicha, permíteme rozar tu alma en algún punto medio; un punto de encuentro en esta Montaña Rusa.
No me apartes, no me alejes. Hazme un huequito en tu mundo para compartir, pues de eso se trata la amistad, el amor y las relaciones humanas.
Y no olvides todos los otros incontables textos bíblicos que nos dicen que Dios conoce, Dios ve, Dios lee nuestros corazones. En los altos y bajos de la vida, no estamos solos. Dios va delante. Dios va a nuestro lado. Dios va detrás. A veces silencioso, a veces invisible, a veces con lágrimas en los ojos, a veces riendo con nosotros, pero siempre presente.
Con todo mi amor,
KeQuerido amiCuando lloro, pienso que soy la única en el mundo que sufre tanto dolor.Carta reflexiva

Carta reflexiva

Cuando río, creo que nadie alcanza a ensanchar su alma a la par de la mía.

Entonces me acuerdo de ese versículo en la Biblia que dice: «Nadie más que tú conoce realmente tus tristezas y tus alegrías» (Lenguaje Sencillo).

En la alegría y en la tristeza
(Photo by: Unplash)

Así que, amigo mío, si bien no puedo profundizar en tu dolor ni alcanzar las alturas de tu dicha, permíteme rozar tu alma en algún punto medio; un punto de encuentro en esta «Montaña Rusa».

No me apartes, no me alejes. Hazme un huequito en tu mundo para compartir, pues de eso se trata la amistad, el amor y las relaciones humanas.

Y no olvides todos los otros incontables textos bíblicos que nos dicen que Dios conoce, Dios ve, Dios lee nuestros corazones. En los altos y bajos de la vida, no estamos solos. Dios va delante. Dios va a nuestro lado. Dios va detrás. A veces silencioso, a veces invisible, a veces con lágrimas en los ojos, a veces riendo con nosotros, pero siempre presente.

Con todo mi amor,

Keila

 

Visited 1 times, 1 visit(s) today

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *