¿Quieres ser verdaderamente feliz?

¿Quieres ser verdaderamente feliz?

No somos felices porque no sabemos llenar nuestra copa. Porque no sabemos dar a la vida un máximo de calidad y rendimiento. Porque miramos al mundo como un esclavo, al camino empedrado como un imposible, a la mala suerte como una sombra que nos persigue, ¡al ideal como algo inalcanzable! No olvides que la más linda manera de ser feliz es ocuparse de que otros lo sean. Da mucho de ti mismo y la felicidad llegará sola.

Cuando el estrés controla nuestra vida

Cuando el estrés controla nuestra vida

Desesperarse es perder el control de tu imaginación, creatividad y entusiasmo. Se nubla tu visión y tu capacidad de buscar alternativas que te permitan conseguir soluciones. Cuando te enfadas, te disgustas, o te enojas, estás delegando el control de tus emociones a la otra persona y pasas a ser víctima de ella. Mantén la calma, recuerda que mientras más grande sea el problema que tengas que enfrentar, mayor oportunidad tendrás de utilizar el potencial que Dios te ha dado.