Mi desierto

Mi desierto

¿Alguna vez te has sentido como si estuvieras viviendo en un desierto? ¿Experimentando esa sensación de que no alcanzas a ver tu destino, ni de qué manera podrás lograr algún propósito en tu vida?

Hay temores que estremecen nuestra fe

Hay temores que estremecen nuestra fe

No temerás el terror nocturno, Ni saeta que vuele de día, ni pestilencia que ande en oscuridad, Ni mortandad que en medio del día destruya. Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza, Al Altísimo por tu habitación, no te sobrevendrá mal, Ni plaga tocará tu morada. Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, Que te guarden en todos tus caminos. En las manos te llevarán, para que tu pie no tropiece en piedra. Salmo 91.5-6, 9-12 (Reina Valera 1960)