La llegada de los Magos

Compártelo:

Por Pablo A. Jiménez

La llegada de los magos prefigura la conversión de las naciones paganas que buscarán a Dios.

La víspera del Día de Reyes es un día de expectativa y de gozo. Todos nosotros, grandes y chicos, esperamos con gozo en nuestros corazones la llegada del nuevo día. Día que traerá regalos, amor y alegría.

Ahora bien, en esta ocasión me gustaría que meditáramos juntos sobre el significado de estos Magos que llegan a Jesús de noche para ofrecerle adoración al niño-Dios. Deseo hacerlo porque en nuestro análisis de estos extraños personajes encontraremos que los Magos nos representan a todos nosotros. Esto es, los Magos representan a las personas no-judías que buscan a Dios para adorarle.

El relato de Mateo
(Mateo 2.1-12) es interesante. En él se nos dice que unos magos—no se sabe cuantos—vieron una estrella que les sirvió de señal para conocer que Cristo Jesús había nacido en Belén de Judea.

Esto es importante porque nos indica que los magos eran hombres de ciencia que estudiaban las escrituras y que vieron en la estrella el cumplimiento de la profecía contenida en Números 24.17: “Lo veré, mas no ahora; lo miraré, más no de cerca; saldrá la Estrella de Jacob y se levantará el cetro de Israel; y herirá las sienes de Moab y destruirá a todos los hijos de Set.”

Estos hombres de ciencia salieron a ver a Jesús. Pero en su viaje fueron ante Herodes, el rey de Judea, para preguntarle por el niño. No sabían que este Jesús sería rechazado por los suyos, por los líderes religiosos de su época y moriría asesinado por sus hermanos.

Los Magos van y adoran al niño, tomando el lugar del liderazgo judío. Ellos van y se postran ante el Dios de Israel y, en este sentido, presagian que el rechazado por su pueblo algún día sería adorado por “una gran multitud, la cual nadie podía contar” (Apocalipsis 7.9) que clamaría diciendo “la salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al cordero (Apocalipsis 7.10).

Los Magos nos representan a nosotros, a los que no éramos pueblo de Dios y alcanzamos misericordia al acercarnos a Cristo Jesús. Los Magos representan al pueblo que busca de Dios para adorarle.

Ahora bien, si por algo se distinguen los Magos es por los presentes que llevan al niño. Estos regalos eran llevados en cofres—por lo que son llamados tesoros—y representan los regalos tradicionales que se hacían en el mundo antiguo.

Estos regalos no sólo tienen importancia por sí mismos. Lo que es más significativo sobre los regalos es que el hecho de entregar un regalo al niño-Dios implica entregarle el corazón; implica darle la vida y reconocerle como Señor; como alguien mayor a nosotros.

Los Magos también nos representan porque en el día de Reyes no sólo debemos pensar en los regalos que vamos a recibir. Por el contrario, debemos pensar en lo que le podemos ofrecer a Jesús; en lo que podemos darle; en la vida que puede postrarse delante del Dios de la gloria.

Los Magos representan a toda aquella persona creyente que desea postrarse ante Dios. Representan a toda aquella persona creyente que desea dar su vida en respuesta a la vida eterna que Dios le da en Cristo.

Finalmente, pregunto: ¿Qué le vas a dar a Jesús en esta Navidad? ¿Le darás una vida útil, puesta al servicio del Evangelio? O, por el contrario, ¿esperarás hasta que sea muy tarde? No esperes más; dale hoy a Jesús tu vida y tu corazón.

Compártelo:
About Rev. Dr. Pablo A. Jiménez

Pablo A. Jiménez es un ministro ordenado de la Iglesia Cristiana (Discípulos de Cristo). Tiene un Bachillerato en Artes con concentración en Francés de la Universidad de Puerto Rico, una Maestría en Divinidad del Seminario Evangélico de Puerto Rico, una Maestría en Sagrada Teología del Christian Theological Seminary en Indianápolis, IN y un Doctorado en Ministerio de Columbia Theological Seminary en Decatur, GA.

Jiménez ha servido como director del Instituto Bíblico “Rev. Juan Figueroa Umpierre” de la ICDC en Puerto Rico; como Director Ejecutivo de la Asociación para la Educación Teológica Hispana (AETH); y como Administrador del Programa Hispano de Verano. También ha servido como profesor de predicación a tiempo completo en el Seminario Bíblico Latinoamericano en San José, Costa Rica y en el Episcopal Theological Seminary of the Southwest, en Austin, TX.

Jiménez forma parte del equipo de editores de Chalice Press y ha ofrecido cursos de predicación en varias escuelas teológicas.

Pablo sirve como Pastor de la Iglesia Cristiana (Discípulos de Cristo) en el Barrio Espinosa, en la ciudad de Dorado. en Puerto RIco.

http://www.drpablojimenez.com/index.htm

Speak Your Mind

*