¿En qué rincón de la iglesia se encuentra el Espíritu Santo?

Compártelo:

José D. Rivera Tormos (D. Min.)

La iglesia comenzó como un movimiento dirigido por el Espíritu Santo enviado por el Padre a petición del Hijo para revelar, Iluminar y preservar a los creyentes del error. Los grandes movimientos conocidos hoy día como “Iglesias Históricas”  fueron el producto de grandes avivamientos con señales y prodigios operados por el mismo Espíritu Santo. Ciertamente no había mucha organización pero había un organismo íntegro; no se usaban los términos teológicos de hoy día, pero se predicaba la Palabra y la gente era convencida por el poder del Espíritu Santo. Entonces escaseaban los conceptos programáticos, pero había una profunda pasión por exaltar a Cristo y por alcanzar a todo el mundo.

No hay duda que nos hemos superado mucho en programas, en tecnología, en teología; pero ¿Qué esta pasando con el ministerio del Espíritu Santo en la Iglesia?  Hemos sustituido la con

vicción por persuasión, el Compromiso por la Afiliación; La Predicación de la Palabra por el discurso académico; El Discernimiento por la Psicología.

Podemos sentirnos orgullosos de tener congregaciones más sofisticadas y culturadas, pero lamentablemente, a pesar de tantos grados, no hay el calor y fervor de aquellos primeros creyentes. La dinámica de dirección se la debemos a los estrategas del evangelio mient

ras que entonces era el mismo Espíritu Santo quien llamaba, ordenaba y enviaba a los mensajeros.

Las consecuencias de un Espíritu Santo contristado se hacen sentir en la indiferencia de los creyentes,  la dualidad pretendida con que muchos quieren vivir la vida cristiana; la ausencia de los dones en el servicio, y el gran vacío que manifiestan muchos al congregarse. Tenemos mucha gente pero pocos nacidos de nuevo, ¿será eso lo que llaman crecimiento? La gente se une a la iglesia, pero no a Cristo; porque entonces era el Espíritu quien añadía a la iglesia los que habían de ser salvos. Hoy día no podemos decir “ni oro ni plata tenemos”, pero tampoco podemos decir “en el nombre de Jesús levántate y anda”… Tenemos dinero, nos falta el poder; tenemos educación, nos falta pasión; tenemos organización nos falta visión.

La proliferación de errores y horrores, el desaliento ministerial y la adoración mecánica  son evidencia de la ausencia del ministerio del Espíritu Santo en medio de la iglesia. El movimiento se ha convertido en monumento, y la crisis demanda una vuelta atrás; “Si mi pueblo que lleva mi nombre se humilla y ora y me busca y abandona su mala conducta yo lo escucharé desde el cielo y  perdonaré su pecado y restauraré su tierra” (2 Crónicas 7:14)  Amén, que así sea.


Compártelo:
Rev. Dr. Jose Daniel Rivera Tormos About Rev. Dr. Jose Daniel Rivera Tormos

El Rev. Dr. José Daniel Rivera Tormos, es un pastor puertorriqueño jubilado luego de 50 años de ministerio pastoral en Puerto Rico, Nueva York y La Florida.
Ha servido además como Maestro en el Seminario Teológico de Nueva York, y como escritor de lecciones bíblicas por varios años con Editorial Senda de Vida. Sus escritos han sido publicados por La Biblia en América Latina, Puerto Rico Evangélico, El Intérprete y otras.
Actualmente sirve como Director de Desarrollo de Líderes en la Iglesia Bautista Hispana de Hickory Grove en Carolina del Norte y como orientador de matrimonio y familia. Es autor del libro “ Tu Vara y Tu Cayado” una exposición inspiracional del Salmo 23:
Vive en Charlotte Carolina del Norte junto a su esposa Carmen con quien ha compartido una jornada de más de treinta años.

Comments

  1. Me Gozo de escuchar cuando un Reverendo trae mensajes asi pq esto es una realidad ,Jehova Dios tenga misericordia porque estamos viviendo los ultimos tiempo y verdaderamente la iglesia duerme ,nesecitamos esos mensajes son los que hay que estar predicando .Dios le continue bendiciendo grandemente Rev.Dr.Jose Daniel Rivera Tormos

Speak Your Mind

*