¿Quién ocupa as bancas en las iglesias de Estados Unidos?

Compártelo:

¿Quién va a la iglesia? No es que usted piensa, el estudio encuentra
Contrariamente a la percepción popular, los estadounidenses de la raza blanca con estudios universitarios son más propensos a practicar la religión que la clase obrera.

Un nuevo estudio realizado recientemente reveló que cada vez es más probable que los que ocupen las bancas de la iglesia estadounidense ya no sean la mayoría de la clase obrera de la raza blanca, sino la gente blanca educada.

Aunque la asistencia a servicios religiosos ha disminuido para todos los estadounidenses blancos desde la década de 1970, la tasa de disminución ha sido más del doble entre las personas con un nivel de educación menor, clase baja y clase media baja en comparación con los blancos más educados y, presumiblemente, más ricos, según un estudio presentado el sábado en la reunión anual de la American Sociological Association en Las Vegas.

Según Brad Wilcox, autor del estudio, la investigación plantea la hipótesis de que a mayor nivel de educación, la clase media estadounidense era más religiosa y conservadora, en general. Pero lo sorprendente de esto es que cuando se trata de religión, así como de matrimonio, la gente con educación universitaria es más convencional en su estilo de vida que el promedio estadounidense.

En las últimas cuatro décadas, la participación en servicios religiosos entre la población de raza blanca se redujo de un 50 a un 37 por ciento entre personas de un nivel educativo moderado (escuela secundaria y universidad tal vez algunos de ellos).

La asistencia de los menos educados (terminaron la escuela secundaria) se redujo de 38 a 23 por ciento.

La asistencia a la iglesia entre personas blancas con mayores ingresos con al menos un título universitario se redujo de 50 a 46 por ciento.

Las cifras representan personas entre 25-44 años de edad y se obtuvieron de dos encuestas nacionales, la Encuesta Social General del Centro de Investigación de la Opinión Nacional, y la Encuesta Nacional de Crecimiento Familiar, que se lleva a cabo por el Centro Nacional del gobierno de EE.UU. de Estadísticas de Salud.

El nuevo estudio se centró en los norteamericanos blancos, porque el culto religioso negro y latinos es menor, dividido por la educación y los ingresos, dijeron los investigadores.

En su artículo, Cherlin y Wilcox atribuyen la caída a dos cosas: “el deteriorado mercado de trabajo para las personas medianamente instruidas y los cambios culturales que han hecho de las uniones no matrimoniales de la familia formas más aceptables”.

Esta es una especie de fusión de los dos investigadores con puntos de vista del mundo diferentes. Wilcox, que está afiliado con el Institute for American Values, fundada por David Blankenhorn, el principal opositor del matrimonio del mismo sexo, sostiene que la flexibilización de las normas sexuales y de pareja, y las leyes de divorcio menos restrictivos, han tenido efectos desastrosos en la sociedad – como mayores tasas de divorcio y las relaciones sexuales extramatrimoniales – y tienen influencia en la religión del estadounidense promedio.

Wilcox, por su parte, cree que parte de la caída de la iglesia puede ser debido a que muchas personas divorciadas están renuentes a unirse a congregaciones donde la mayoría de las personas están casadas.

Cherlin tiende a enfatizar el impacto del desempleo y la lucha salarial como un destructor social. Las personas que han estado desempleadas en algún momento durante los últimos 10 años van a servicios religiosos con menos frecuencia, según los investigadores.

Por otro lado, Stephanie Coontz, profesor de historia y estudios familiares en el Evergreen State College en Olympia, Washington, cree que la razón es que ha habido una pérdida general y generalizada de la fe, no sólo en la religión, pero en muchas instituciones.

Compártelo:
Aradi Rivera About Aradi Rivera

Aradí Vega-Rivera es la editora de Cristianos.com. Sígala en Facebook  y por Twitter.

Speak Your Mind

*