Necesitamos Sabiduría, pero de la que viene de Dios

Compártelo:

“Y Dios dio a Salomón sabiduría y prudencia muy grandes, y anchura de corazón como la arena que está a la orilla del mar. Era mayor la sabiduría de Salomón que la de todos los orientales, y que toda la sabiduría de los Egipcios…y para oír la sabiduría de Salomón venían de todas partes…”. (I Reyes 4: 29- 34)

¡Cómo quisiéramos ser sabios! Tener todas las respuestas posibles. Poder conducirnos con seguridad, en cada aspecto de nuestra vida, aún en medio de la multiplicidad de problemas que nos agobian cada día.

Hay muchas personas que creen saberlo todo y tratan de especular con lo que no saben. Tratan de explicar lo inexplicable, lo que pertenece a los misterios de Dios, que en su Soberanía, Dios, no ha considerado necesario darlo a conocer al Ser Humano. Existen muchos misterios de la Palabra de Dios, que Dios se ha reservado, porque El es Dios, nosotros podemos investigar y estudiar, a fin de conocerle un poquito más. Esto es lo que necesitamos, Sabiduría, pero de la que viene de Dios, esto no está demasiado lejos para nosotros, leemos en Santiago 1:5… “Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios el cual da a todos abundantemente y sin reproche y le será dada”.

Comprendemos este texto mejor, cuando reconocemos la sabiduría como “el conocimiento Superior de las cosas”. Este es el conocimiento que viene de Dios, es el que puede hacernos sabios. Pero además de la sabiduría, Dios dio a Salomón, prudencia y anchura de corazón. La Sabiduría sin estas dos cosas, puede ser terriblemente desastrosa, necesita de la prudencia que la controle, para que su exuberancia, no dañe al que la posea y a los que les rodean.

La anchura de corazón hará que esa Sabiduría, sea proyectada hacia los demás, en el ejercicio de la amplitud del amor, que sale del corazón hacia los demás. Por otra parte no olvidemos que el Espíritu Santo nos revela las cosas de Dios, para que podamos conocer su Voluntad, con la cual vivamos cada día. Cuando estas cosas trabajan juntas, hay gran bendición de parte de Dios para nosotros. ¡Qué lindo sería que nuestra ignorancia, diese lugar a la sabiduría de Dios en nosotros! ¡Señor, dame de Tu Sabiduría para vivir y agradarte!

Dr. Daniel L. Bustamante

Compártelo:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>