La Dicha

Compártelo:

En Ti se halla, Señor, la fuente clara,
de la felicidad y bienandanza,
gozada sobre el sol, viendo tu cara,
gozada bajo el sol, en tu esperanza.

De esta dulce esperanza se deriva
la que goza el mortal aca en el suelo,
raudal limpido y puro de agua viva,
de indeficiente origen en el cielo.

Sediento vengo a estar de tus raudales,
que la fragua del mundo me ha quemado,
y se me abrasa el pie en los arenales,
y se me abrasa el pie con el pecado.

Dime, Padre de luz, delicia mia,
do encontrare tu sombra deliciosa
en el fatal ardor de mediodia,
que marchita mi edad cual debil rosa;
hasta que el declinar la tarde triste
de mi vida infeliz, rotos mis lazos,
en medio de la gloria que te asiste,
merezca reposar entre tus brazos.

Que en ti se halla, Señor, la fuente clara
de la felicidad y bienandanza,
gozada sobre el sol, viendo tu cara,
gozada bajo el sol, en tu esperanza.

Compártelo:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>